Written by 6:43 PM OPINIÓN

Bancarización para incluir

bancarización

Dicen que las crisis son una oportunidad y nosotros vivimos en crisis, pero hay un consenso generalizado del duro momento que la coyuntura nos brinda para pensar una nueva agenda de política social mediante el desarrollo de educación financiera, esto es bancarización para incluir. En nuestro país, de acuerdo al informe Global Findex del Banco Mundial 2017, el 51% de los adultos declara no poseer una cuenta bancaria y entre los más pobres, sólo el 19,7% asume tener una cuenta. Llamativamente el Banco Central de la República Argentina informa que el 80% de los cuit o cuil de los argentinos están asociados a una cuenta bancaria.

Sin dudas ambos informes son reales, ya que es muy probable que la mayoría de esas personas tengan algún beneficio social. La seguridad social en nuestro país contempla a los jubilados y pensionados, como también a los beneficiarios de la Asignación universal (AUH) y las asignaciones familiares correspondientes para los trabajadores formales. Por ende, un porcentaje significativo de la población están bancarizados pero no usan los servicios bancarios, ya que en muchos casos, hacen largas colas los días de cobro para llevarse el efectivo.

Claramente el sistema coorporativo financiero carece de estrategias de seducción para estos sectores y estos a su vez carecen de una educación financiera que les permita conocer los beneficios de utilizar las herramientas bancarias para tener mayor seguridad que si el sueldo lo llevamos a casa y nos lo roban o se moja, pero también para tener mejor control sobre su uso. Para quienes tienen ingresos muy por encima de sus gastos y tienen la posibilidad de ahorrar, nada de lo basico de ser un sujeto bancarizado puede llamarle la atención.

Pero una persona cuyo ingreso está muy por debajo de sus gastos, está obligada a recurrir a sistemas de crédito de fácil acceso pero usureros y aún hoy es más barato tomar crédito en el sector formal que en las “cuevas”. Con las actuales tasas de interés y contando con un asesoramiento básico utilizar el cajero automático para asignar un monto mensual a un plazo fijo es una manera eficaz de pelearle mano a mano a la inflación para que no se deprecie aún más nuestros ingresos.

¿Cómo puede el sistema bancario llegar a estos sectores?

En primer lugar hay que comprender la enorme importancia que tienen los comercios minoristas en los sectores populares para propagar los medios de pago digitales que reemplacen al uso de efectivo. Por otro lado, hay que facilitarles el acceso a estos comercios de sistemas de cobro digital y utilizar su peso estratégico en el contacto cotidiano con personas que no están familiarizadas con la bancarización para llevar a cabo estrategias de inclusión financiera.

Así como una persona que tiene un teléfono celular startac al cambiarlo por uno nuevo no va a pasar por todos los modelos que hubo en el medio y comprará el último, con las personas que se encuentran fuera del sistema bancario al ser incluidas irán directamente al último grito de la moda, sean Fintech o empresas de pago por telefonía celular. Contra los prejuicios existentes, en los sectores populares hay tambien abastecimiento de alimentos o bebidas, de insumos para el hogar con ofertas variadas y en todos ellos hay una transacción comercial con intercambio de dinero, lamentablemente en su enorme mayoría en efectivo.

Un nuevo desafío en la agenda social se avecina, bancarización para incluir mediante la educación financiera que permita mejorar la administración de las finanzas personales. Nos merecemos un debate al respecto

(Visited 38 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , , Last modified: 10 octubre, 2019
Close