Written by 12:29 PM OPINIÓN, PORTADA

Basura: cómo mejorar el sistema con conexiones humanas y tecnología

basura

En la industria musical existen los cantantes o bandas de un solo éxito. Los estadounidenses los apodan one-hit-wonder. A principios de los noventa sonaba en las radios de la Argentina una de éstas bandas llamada Los Romeos. Cantaban en la primera estrofa de su único éxito: ‘Basura, miro en tu mente y veo basura’. Era una melodía lastimosa y melancólica mezcla de amor y odio, romance y corazones rotos. Su más famoso hit que ascendió a los primeros escalones de los rankings se titulaba ‘Basura’.

La basura nos trae reminiscencias de problemáticas sociales, ambientales, de salubridad e higiene. Los residuos se vinculan con la marginalidad, la informalidad y la suciedad; es lo que sobra, se descarta y elimina. Las personas y empresas desconocen cómo funciona la industria de los residuos, o entienden hasta el cesto o canasto de la casa u oficina y a partir de allí todo es una gran incógnita.

Pero hay, como cantaban Los Romeos, cada vez más personas que tienen basura en su mente. Uno de ellos es Ricardo ‘Coco’ Niz, el fundador de la cooperativa El Correcaminos. Hay un eco melancólico en su historia que tiene como las buenas melodías, una pizca de revolución autóctona, rasgos de ADN replicable y desborde de inspiración para quienes quieran escucharla. Su objetivo es reciclar personas para cumplir con la misión de terminar con la desocupación en la Argentina y solucionar un gravísimo problema ecológico. ‘Coco’ decidió emprender desde la miseria debajo del puente en el que vivía. Él se alimentaba de la basura y sentía que él era una basura social. Decidió entonces, un glorioso día, cambiar su realidad y llevar adelante un proyecto inclusivo para conectarse con otros ‘residuos humanos’ y reciclarse, reciclando personas y materiales.

Otros de los que tienen basura en sus mentes nacieron en San Pablo, Brasil, en una realidad más holgada y cómoda en la pirámide social, pero no por eso menos valiosas y loables sus ideas para mejorar el sistema de residuos. MUSA va encaminándose a su expansión internacional, pero la empresa es más que un simple negocio. Esta compañía pergeñada en los cerebros de Martin Junck y Fabricio Guimarães busca resolver el problema de los residuos con tecnología, innovación y conexiones, ¡profundas y duraderas conexiones! Los ideadores descubrieron luego de un exhaustivo análisis que gran parte de las ineficiencias de la industria de los residuos o la basura era la no comunicación y el no vínculo entre todos los grupos de interés que forman el sistema. Para resolver este inconveniente esencial crearon una plataforma digital simple donde generadores, transportadores y recicladores plasman una eficiencia sin precedentes al conectarse y conectar los intereses de cada uno. De esta manera encontraron nuevas soluciones e iniciaron el desbloqueo del enorme valor económico de los residuos estimado solo para Argentina y Brasil en al menos 10 billones de dólares.

Al sur y al norte del río Iguazú, de realidades distintas y complementarias El Correcaminos y MUSA están trabajando con las mismas premisas. Cada uno de nosotros produce un promedio de 1kg de residuos diariamente. A los rellenos sanitarios les queda poca vida útil. Más del 90% de todo lo que se produce termina en rellenos sanitarios, o como desperdicio en la naturaleza. Muchas personas viven de la basura y en la basura. Los generadores privados de residuos sólidos urbanos todavía actúan con inercia y sin sostenibilidad. Hay una gran oportunidad de negocios transparente y creciente para los que tengan basura en sus cabezas.

Economía circular

A partir de estas condiciones similares, en países distintos, ambos comenzaron a realizar las mismas preguntas. ¿Cuáles son los impactos negativos de ésta realidad?¿Cómo transformar éstas ineficiencias sistémicas para generar impacto económico, social y ambiental? ¿Es esto posible? ¿Qué se puede hacer al respecto? Y por sobre todo ¿cómo conectarse y conectar a todos los actores? La urgencia de responder estas preguntas es inmensa porque el problema es grave, grande y serio. Afecta la salud, el medioambiente y la economía. La lógica lineal de extraer, producir, transportar y arrojar a rellenos sanitarios tiene sus días contados. Sólo 3% del total de todo lo producido en Argentina y Brasil se recicla. Hace unos años floreció una nueva lógica para solucionar esto. La economía circular, impulsada entre otros por la fundación Ellen MacArthur que busca la colaboración y la innovación disruptiva liderada por el sector privado. Ejemplos claros de esto son empresas como MUSA y cooperativas como El Correcaminos.

Pero el sistema general aún no cambió. La industria tiene vicios, atajos y mecanismos arraigados de décadas. Para que la mudanza sea posible es necesario construir los cimientos en los cuatro pilares aprendidos por la fundación Ellen MacArthur:

  1. Desarrollar competencias de diseño circular para facilitar el reuso, el reciclaje y el aprovechamiento de productos en múltiples ciclos.
  2. Innovar los modelos de negocios que sustituyan los existentes o ayuden a encontrar nuevas oportunidades.
  3. Crear nuevas habilidades para aprovechar los materiales en varios ciclos. Asegurar el retorno final de éstos al suelo o al sistema de producción industrial. Esto involucra logística de la cadena de valor, selección, almacenamiento, gestión de riesgos, generación de energía, e incluso biología molecular y química orgánica de polímeros.
  4. Los cambios sistémicos que tienen que promoverse incluyen la colaboración, reformulación de incentivos, establecimiento de reglas ambientales adecuadas, liderazgo con el ejemplo y acceso a financiamiento.

 

basura

 

Del otro lado del puente

El trayecto no es sencillo, pero la recompensa promete ser generosa. Los grandes y pequeños generadores privados de basura pueden convertirse en empleadores directos e indirectos de millares de personas, disminuyendo el desempleo y aumentando la sustentabilidad de sus negocios. Nuevos empleos, roles y capacidades están surgiendo en las empresas, basurales, plantas de tratamiento de residuos, villas y favelas. Algunos de ellos son Promotores Ambientales, Aliados de Sinergias, Especialistas en Cambio de Comportamiento y Gerentes de Impacto Social y Sustentabilidad. Innovadoras soluciones logísticas y tecnológicas aparecen cada día en la industria de residuos del mundo pandémico. También el naciente diagrama del sistema de economía circular con cadenas de valor inclusivas trae buenos augurios.

‘El tiempo no espera por nadie y no esperará por mí. Los hombres construyen torres al paso, a su fama eterna. Aquí vienen cortando y cosechando, van riéndose de sus trampas’, suena hoy fuerte y claro aquella canción de los Rolling Stones, una banda casi indestructible y resiliente, la antítesis más cabal de los one-hit-wonder. No obstante las numerosas dificultades propias de la industria de residuos y las ambiciones humanas (que van riéndose de sus trampas), la aparición de actores como El Correcaminos o MUSA, construyendo este puente de la economía lineal a la circular, no es más que una inoxidable melodía de los Rolling que queremos cantar, difundir y recordar. El tiempo no espera por nadie y no esperará por nosotros. El momento de actuar es ahora.

(Visited 40 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , Last modified: 22 junio, 2021
Close