Written by 12:45 PM HOY, PORTADA

Corea del Sur reduce la jornada laboral para que haya más nacimientos

corea del sur

Corea del Sur es uno de los países estrella en términos económicos de los últimos cuarenta años. Se jacta de ser el que más horas por habitante trabaja en todo el mundo, su desempleo es sólo el 3 % y el salario promedio es de más de 40.000 dólares al año, uno de los más altos del mundo. Sin embargo, hace poco la Asamblea Nacional de Corea del Sur hizo una simulación poblacional sobre la base de la bajísima tasa de natalidad que tienen: apenas 1,19 hijos por mujer (lo mínimo para sostener una población es 2), una de las más bajas del mundo y los resultados fueron preocupantes. En unos 30 años habrá 10 millones menos de habitantes, en 75 serán unos 30 millones menos y – de no revertir este ritmo de crecimiento – se “extinguirían” totalmente los coreanos del sur para el año 2750.

Corea del Sur impulsó políticas de natalidad duras y exigentes durante la década del 70 y sobretodo del 80 en dónde prácticamente promovió la idea China del único hijo a través de subsidios y ayudas estatales a las familias que no tuvieran muchos hijos. Pensaban que aquello generaría que los coreanos trabajaran más y se focalizaran en el desarrollo económico, “Dos hijos son demasiados”, decía un slogan gubernamental de aquel entonces. Esta política fue perjudicial. La provincia de Haenam por caso, a causa de estas políticas y la migración interna tiene hoy el 28 % de adultos mayores de 65 años. A través de incentivos para fomentar la natalidad han conseguido aumentar el índice a 2,4 niños por mujer, ligeramente superior de lo necesario para sostener la población y crecer poco a poco.

En unos 30 años habrá 10 millones menos de habitantes, en 75 serán unos 30 millones menos y – de no revertir este ritmo de crecimiento – se “extinguirían” totalmente los coreanos del sur para el año 2750.

En ese sentido el gobierno nacional está decidido a cambiar la orientación de las cosas. En Marzo de este año a través de una ley consiguió terminar con la casi esclavista jornada laboral de 68 horas semanales y puso 52 horas como tope. Esta ley afecta a las empresas que tienen más de 300 empleados y el gobierno les ha dado un plazo de seis meses para poder aplicar esta nueva modalidad. La implementación de esta política también viene acompañada por el aumento del salario mínimo un 16 % – el mayor aumento en décadas – y otros programas que acompañan los eventuales costos que estas medidas puedan tener para las pequeñas y medianas empresas.

En Marzo de este año a través de una ley consiguió terminar con la casi esclavista jornada laboral de 68 horas semanales y puso 52 horas como tope.

La política choca contra trabas culturales que tienen que ver con un arraigado culto al trabajo y la autoexigencia. Por ejemplo, la gente no suele irse de la oficina si el jefe sigue allí. Las empresas por su parte están tomando nuevas iniciativas para obligar a la gente a abandonar sus trabajos: por caso cortar las conexiones a internet.

En el mundo avanza la discusión acerca de la cantidad de horas laborables que deberíamos tener los seres humanos, de hecho hace cien años que la jornada laboral no sufre modificaciones acorde a los niveles de productividad como era en el pasado. Alemania es el país vanguardia en todo esto, IG Metall el sindicato más importante del mundo ha conseguido experimentar con una jornada laboral más corta después de meses de lucha.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , , , , , , Last modified: 29 noviembre, 2018
Close