Written by 6:25 PM OPINIÓN

El significado del tiempo

tiempo
Caminante son tus huellas, el camino nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Antonio Machado
En la raíz del tiempo está el cambio, ninguna acción del hombre es inmutable y la interpretación del tiempo es una virtud que se aprende con el paso de los años: interpretar, pero también estar en consonancia con el tiempo. Y si esta cualidad es fundamental para la humanidad y nos puede abrir la puerta hacia una vida plena, el político necesita ejercitarse en el dominio de esta virtud: la comprensión del rol que le tocar jugar en cada momento histórico, de acuerdo con los cambios que se generan y, sobre todo, en resonancia con el sentir de una colectividad. En nuestro país, hay algunos políticos que han entendido esta concepción del tiempo y han fabricado su propio camino. Esta virtud supone un elevado pensamiento y una lectura acertada de los tiempos, donde el deseo personal como camino de realización, queda postergado en aras del bienestar de una comunidad. Es un enorme desafío la interpretación del tiempo, en el seno de una sociedad donde la conectividad y la información crecen exponencialmente, generando una gran capacidad de movilización de la ciudadanía en sus justas demandas de un mayor bienestar.
En nuestro país, hay algunos políticos que han entendido esta concepción del tiempo y han fabricado su propio camino.
Los tiempos en política generalmente determinan los espacios. Un político con ideales entiende por espacio, una oportunidad y un lugar donde se puede articular un proyecto o formar parte de él, para servir al pueblo. Hay veces que se cierran los espacios, esto es una realidad y cuando esto sucede, hay políticos que buscan abrir otro espacio. Esto es sinónimo de apertura y es otra virtud fundamental en la política para entender que son tiempos de cambio y seguir sirviendo al ideal desde otro lugar, aunque cada vez que esto sucede, se genera un debate, en el que frecuentemente se confunde la fidelidad a un partido, con la fidelidad a un ideal. Muchas veces, en la historia de la humanidad, los políticos que fueron leales a un solo partido ocasionaron grandes desastres. Más allá de las corrientes políticas y los partidos, hay algo que trasciende a los hombres y al mismo tiempo los mueve: el ideal. En nuestro país, el ideal del peronismo es compartido por la mayoría de los argentinos; este ideal ha tomado distintos cauces de acuerdo con la época y se ha materializado en acciones políticas exitosas en la mayoría de los casos. Hay políticos que, en su aprendizaje del tiempo, retornaron al camino inicial más fortalecidos, porque nunca abandonaron el ideal, supieron leer con acierto la historia misma de nuestro país y, sobre todo, porque fabricaron su camino, supeditando su realización personal a los intereses del pueblo, al poner el espacio político que crearon legítimamente, al servicio de una causa elevada. Hay una tradición de pensamiento en la China ancestral que entiende la buena suerte como una cualidad del hombre que comprende el tiempo que vive y fabrica su destino en armonía con ese tiempo. En Argentina hay algunos políticos que tienen buena suerte.
(Visited 790 times, 1 visits today)
Etiquetas: , Last modified: 6 octubre, 2020
Close