Written by 1:02 AM HOY, PORTADA

Kenia, el experimento más grande de Renta Básica del mundo

kenia

No mucha gente sabe que el principal experimento de Renta Básica del mundo se está realizando en Kenia, que involucra unas 16.000 personas y que además lo realiza una ONG llamada “Give Directly“. Que el experimento durará 12 años y que se financiará con donaciones privadas, muchas de ellas realizadas vía telefonía móvil.

Sin dudas una de las más importantes discusiones que se están dando en todo el mundo es la referida a la Renta Básica Universal. Hay proyectos presentados en los parlamentos de España, de Italia, Gran Bretaña, Alemania y muchos otros países. Incluso, en México el candidato Ricardo Anaya ha dicho que desea implementarla si llega a la presidencia. Esta semana llamó la atención la decisión del Ejecutivo de Finlandia de suspender la segunda etapa de experimentación del proceso que habían iniciado. Algunas aclaraciones sobre eso para eliminar unos cuántos equívocos que se leen en la prensa. En primer lugar, no se suspendió el programa. Al contrario, va a realizarse tal y cómo fue planteada su primera etapa. Es decir, la entrega de la renta básica por dos años a un grupo de personas desempleadas a fin de evaluar cómo los afecta este proceso. El plan original planteado por Kela, la agencia de seguridad social finlandesa, consistía en una primera aproximación a partir de este experiencia de 2000 beneficiarios desempleados – de hecho presentarán sus conclusiones a partir del año próximo – y luego ampliar la muestra a 10.000 personas, incluyendo no sólo desempleados sino emprendedores, gente con empleo y trabajadores cuentapropistas a fin de evaluar el impacto de la renta básica en diferentes contextos. Esto es lo que el ejecutivo finlandés ha decidido rechazar en esta instancia con una decisión que tiene más que ver con una política de austeridad (Finlandia no tiene una gran performance económica) que con una decisión clara respecto de la utilidad de la renta básica. Incluso las primeras opiniones recogidas en el proceso finlandés eran positivas.

El plan original planteado por Kela, la agencia de seguridad social finlandesa consistía en una primera aproximación a partir de este experiencia de 2000 beneficiarios desempleados – de hecho presentarán sus conclusiones a partir del año próximo – y luego ampliar la muestra a 10.000 personas, incluyendo no sólo desempleados sino emprendedores, gente con empleo y trabajadores cuentapropistas a fin de evaluar el impacto de la renta básica en diferentes contextos.

De los 41 millones de habitantes de Kenia, el 45 % vive en la pobreza. El PBI del país es de unos 164 340 millones y el PBI per cápita unos 3500 dólares. La organización Give Directly fue fundada por Michael Faye, Paul Niehaus, Rohit Wanchoo, y Jeremy Shapiro – cuatro talentosos estudiantes del MIT y Harvard – apoyados por el asesor económico de Obama Alan Krueger bajo la premisa de que es mejor dar a los pobres los recursos directamente, sin pretender enseñarles nada, sino aceptando que nadie sabe mejor cómo salir de la pobreza, que los pobres (si tienen recursos para hacerlo). En ese sentido eligió un variado grupo de 16.000 personas en distintas aldeas y se comprometió a entregarles 22 dólares por mes durante los siguientes 12 años.

Lo que los primeros resultados demuestran es que al contrario de lo que se cree: nadie consume más alcohol o más drogas o gasta más en juegos de azar. Por el contrario, ha aumentado el consumo de artículos de primera necesidad. Usualmente el dinero se utiliza en medicinas, o para costear la educación de sus hijos o para invertir en un pequeño negocio que les permita ganar más dinero. Por supuesto que puedan existir casos de gastos “superfluos”, pero son claramente las excepciones, las prioridades de la vida son, en general, bastante parecidas para todos.

Give Directly fue fundada por Michael Faye, Paul Niehaus, Rohit Wanchoo, y Jeremy Shapiro – cuatro talentosos estudiantes del MIT y Harvard – apoyados por el asesor económico de Obama Alan Krueger bajo la premisa de que es mejor dar a los pobres los recursos directamente, sin pretender enseñarles nada, sino aceptando que nadie sabe mejor cómo salir de la pobreza, que los pobres (si tienen recursos para hacerlo)

El proceso de cobro es a partir de una notificación de un SMS telefónico. Una vez que lo reciben pasan a cobrar su dinero en una especie de casetas verdes que se podrían parecer a un cajero automático sino fueran en realidad unos kioskos de diarios y revistas de chapa que reparten dinero. La selección de las personas es confidencial. Por una cuestión de seguridad la organización no da nombres de beneficiarios. Lo que sí se sabe es que parecieran ser elegidos los adultos de una comunidad entera. Así, pequeñas aldeas viven un renacimiento económico y experimentan el círculo virtuoso del ingreso mensual de dinero a su propia economía doméstica.

El total de los  primeros 16.000 participantes está dividido en dos grupos. Un primer grupo de 6000 que será el beneficiario por 12 años y un segundo grupo de 10.000 que en principio recibirá este pago por 2 años. Pronto se incorporarán 10.000 beneficiarios más que recibirán los mismos ingresos del segundo grupo, pero en menos (y más abultados) pagos. Esta multiplicidad de experiencias servirá para evaluar mejor la conveniencia y los plazos respecto de cómo aplicar la política pública.

Finalmente, faltará más tiempo para extraer conclusiones profundas del tema por ahora, y según los datos relevados por la organización se observa un aumento de los ingresos de los hogares en un 34%, un aumento de los activos de estos hogares en un 58% (compran animales productivos, pequeñas herramientas, arreglan el techo) y una contundente reducción del hambre en el orden de un 42%. Las experiencias de la Renta Básica están en boga en el mundo, es importante sumar experimentos y poder ir viendo la viabilidad de una medida tan importante en el contexto de una aparente destrucción masiva de empleos a nivel mundial.

 

(Visited 8 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , , Last modified: 29 noviembre, 2018
Close