Written by 6:05 PM FUTURO, PORTADA

Lovot, el robot que puede amar y puedes amar

lovot

Lovot es el nombre de nuevo robot japonés (su nombre viene de la mezcla de Robot y Love) que se propone algo verdaderamente novedoso: que construyas una relación emocional y afectiva con él. Japón es sin dudas el país de avanzada en robótica, hace tiempo hemos hablado del uso de robots para cuidar ancianos o de HSR, un modelo de Toyota diseñado para mantener el orden hogareño y asistir personas en sus casas pero hasta ahora la mirada era instrumental.

Solo en el caso de los Robots sexuales algo de esto está cambiando, por caso con la incorporación de inteligencia artificial. Algunos inventores como el catalán Sergi Santos se han propuesto conseguir el robot sexual capaz de decir que no, fingir histeria o aprender a satisfacer a su dueño sexualmente con la experiencia. En este caso, Lovot se plantea como algo completamente diferente.

Japón es sin dudas el país de avanzada en robótica, hace tiempo hemos hablado del uso de robots para cuidar ancianos o de HSR, un modelo de Toyota diseñado para mantener el orden hogareño y asistir personas en sus casas pero hasta ahora la mirada era instrumental.

Su creador Kaname Hayash ha planteado que Lovot es un robot pensado para hackear la soledad, sin dudas una de las más graves epidemias de nuestro tiempo, de la cual Japón es uno de los principales lugares del mundo, sobretodo en su población de adultos mayores. El único objetivo existencial que tiene este pequeño peluche robótico es construir un vínculo afectivo y emocional con su dueño y que a su vez su dueño construya ese vínculo emocional con él: lo llaman robótica emocional.

El robot cuenta con 20 sensores de cariño y unos 50 de presión y tacto. Su temperatura corporal es similar a la de un ser humano. Cuando se está quedando con poca batería se dirige automáticamente a su zona de carga. Obviamente emite sonidos y está programado para reconocer las emociones de su dueño. Se desplaza a unos 2,5 Km por hora, pesa unos 3 kilos y mide unos 50 cm de altura. Tiene 3 cámaras (de profundidad, temperatura y una de angular de 180 grados) que le permiten mapear su entorno y es capaz de reconocer unas 100 personas diferentes. Su inteligencia es algo superior a la de un hámster. 

El único objetivo existencial que tiene este pequeño peluche robótico es construir un vínculo afectivo y emocional con su dueño y que a su vez su dueño construya ese vínculo emocional con él: lo llaman robótica emocional.

En su presentación la compañía explicó que el valor será de unos 3000 dólares y que han enfocado su estrategia comercial en mujeres y adultos mayores. Para poder comprarlo hay que esperar casi un año más, su fecha de lanzamiento definitiva está estipulada para octubre del 2019.

 

(Visited 16 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , Last modified: 28 enero, 2019
Close