Written by 6:10 PM OPINIÓN

Maduro adelanta elecciones atropellando nuevamente a la oposición

maduro

Maduro no descansa, como si el chavismo no pudiese defenderse ya sin aferrarse al poder en un todo o nada sin atenuantes. Por eso ni siquiera tuvo el tino de darle tiempo a la oposición del país, excluida por completo del diálogo político, el mínimo de tiempo que un calendario electoral le ofrece a todos los actores del arco político para organizar sus candidaturas y presentar a sus candidatos. La decisión de adelantar elecciones y anunciarlas para el primer trimestre de este año fue tomada por los diputados de Maduro reunidos en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), rechazada por los opositores por no tener en sus filas ningún dirigente de la oposición. “Exigimos que las elecciones presidenciales sean convocadas con una adecuada anticipación, con la participación de todos los actores políticos venezolanos y con todas las garantías que corresponda”, señaló en Santiago el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, en representación de un bloque de 14 países de la región, el llamado bloque de Lima.

La decisión de adelantar elecciones y anunciarlas para el primer trimestre de este año fue tomada por los diputados de Maduro reunidos en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), rechazada por los opositores por no tener en sus filas ningún dirigente de la oposición.

La gran novedad para América del Sur es esta decisión de denunciar juntos el régimen de Maduro, pedir oficialmente la presencia de observadores internacionales independientes en los próximos comicios y no dejarle pasar al chavismo ninguno de sus más recientes ultrajes a la libertad, como la reciente ejecución extrajudicial del inspector Oscar Pérez junto a otros seis sublevados del grupo que lideraba. Lo de Nicolás Maduro es casi siempre reiterativo: su régimen cae en pedazos con lentitud, pero éste ha encontrado la manera de atornillarse al poder en base a un férreo populismo que desconoce toda voz disidente y niega de plano el diálogo tanto con la oposición como con otras naciones de la región. Pero no se trata tan sólo de desplazar a una fuerza política para recomponer el republicanismo en Caracas, sino de acabar con un verdadero sistema: al fraude de Maduro en todas las elecciones, y con un aparato gubernamental cooptado para que esto siempre suceda: la justicia, los militares y los medios de comunicación. No hay datos oficiales sobre el daño a la economía ni las vidas que se pierden: las muertes por hambre, falta de medicamentos, y violencia en las calles, ya sea por la delincuencia armada que responde al Gobierno o la represión del aparato estatal sobre los ciudadanos.

Uno de los últimos despropósitos del jefe chavista es negarse a aceptar ayuda humanitaria, con todo el daño que eso implica en un país donde crece la desnutrición infantil, el desabastecimiento de medicamentos y el regreso de enfermedades que en la zona ya parecían erradicadas. Lo hemos dicho y lo repetimos: el chavismo resiste mediante la negación de la realidad, y su caída, pese a ser inminente, se va retrasando debido a maniobras dudosamente legítimas con las que el régimen gana tiempo a costa de una verdadera tragedia económica, social y política que los medios independientes van develando día a día, y que seguirá haciendo estragos tanto en los pueblos como en las grandes ciudades venezolanas a menos que un rotundo cambio político restablezca la estabilidad institucional del principal estado petrolero de América Latina.

La gran novedad para América del Sur es esta decisión de denunciar juntos el régimen de Maduro, pedir oficialmente la presencia de observadores internacionales independientes en los próximos comicios y no dejarle pasar al chavismo ninguno de sus más recientes ultrajes a la libertad

¿Reaccionarán los ciudadanos poniéndole fin al largo flagelo del chavismo en las próximas elecciones? ¿Habrá fraude nuevamente? ¿Se producirá por fin en las urnas lo que en las calles de Caracas parece una verdad cantada ya en los últimos dos años de multitudinarias manifestaciones, o el fraudulento logrará acallar las voces del descontento por enésima vez?

La broma es vieja: se cae de Maduro, sí. Todo pareciera ir en esa dirección, lo que no se sabe es cuándo ni cómo.

 

(Visited 5 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , Last modified: 29 noviembre, 2018
Close