Written by 9:29 AM HOY, PORTADA

La impactante caravana de migrantes centroamericanos que peregrinan a Estados Unidos

migrantes

Se dice que las cosas más importantes se desarrollan como bolas de nieve. Esto pareciera estar sucediendo en Centroamérica con la impactante caravana de más de 7000 personas – niños, mujeres, hombres – que avanza imparable sumando más gente en su camino hacia la frontera de los Estados Unidos.

Primero entendamos el fenómeno. Desde el 2007 al 2011 los flujos migratorios del “triángulo centroamericano” – Guatemala, El Salvador y Honduras – han ido descendiendo significativamente. Estos años de cierto progreso económico en la región, sumado a la ayuda económica que Estados Unidos fue brindando a estos países hicieron bajar de forma consistente los flujos migratorios. Sin embargo, a partir del 2012 la cantidad de personas que se marchan de sus países hacia Estados Unidos ha ido aumentado año a año. Las razones son múltiples: la situación económica, la violencia política y social en cada uno de esos países, la situación de la movilidad a nivel mundial, etc. Sólo el gobierno de México ha deportado casi un millón de centroamericanos en los últimos años.

El 12 de octubre de este año, en San Pedro Sula en Guatemala, unas 160 personas se conformaron en una primera caravana organizándose por redes sociales. Es preciso aclarar algo sobre esta ciudad que fue declarada durante cuatro años seguidos la de mayor cantidad de asesinatos per capita del mundo fuera de una zona de guerra. Ha sido declarada “Capital Mundial de la violencia” con una tasa de 171,21 homicidios cada 100.000 habitantes. Si bien en los últimos años han conseguido bajar significativamente la cantidad de asesinatos la violencia sigue siendo un paisaje habitual. El 60 % de las Maras – las pandillas que manejan el narcotráfico y cuyo drama afecta decisivamente a Honduras – están radicadas en esta ciudad, las dos más importantes son la Mara Salvatrucha y Barrio 18. Ambas se disputan el territorio y funcionan como la vieja Mafia italiana, una especie de estructura para estatal que controla los accesos al territorio – hay barrios que dominan totalmente – y cobran impuestos a la gente para garantizarles “protección”. Las Maras surgieron en la década del 90 en los Estados Unidos – fundamentalmente con Salvadoreños – pero con deportación masiva de la década del 2000 se afincaron en Centroamérica desde donde manejan el narcotráfico (el 80 % de la droga que viaja a Estados Unidos lo hace vía Honduras) y se consolidan como estructuras de poder.

El 12 de octubre de este año, en San Pedro Sula en Guatemala, unas 160 personas se conformaron en una primera caravana organizándose por redes sociales. Es preciso aclarar algo sobre esta ciudad que por cuarto año consecutivo es la que tienen mayor asesinatos per capita del mundo fuera de una zona de guerra.

Mas allá de esto también es decisiva la pobreza que están viviendo estos países sumado a la frágil situación política que está viviendo la región hacen que estemos muy cerca de experimentar un drama humano. A los primeros 160 migrantes de San Pedro Sula al segundo día se les unieron unas 800 personas más de otras localidades, al tercer día ya eran unos 1600 guatemaltecos cruzando hacia Honduras, hoy ya son más de 7000. No sólo eso, hay una segunda caravana de unas 1500 personas que ya está atravesando Guatemala. No sabemos cuánta gente terminará en el borde de la frontera norteamericana pidiendo asilo. Ni siquiera sabemos qué tipo de impacto tendrá en su recorrido en México. Las autoridades estadounidenses están coordinando con las autoridades mexicanas operativos de seguridad a efectos de ir deteniendo el flujo de migrantes, el presidente Peña Nieto se ha comprometido con Trump en ayudar en ese proceso.

El 60 % de las Maras – las pandillas que manejan el narcotráfico y cuyo drama afecta decisivamente a Honduras – están radicadas en esta ciudad, las dos más importantes son la Mara Salvatrucha y Barrio 18.

En el medio de toda esta situación se encuentra la elección intermedia de Estados Unidos en donde Trump se juega la representación legislativa para poder llevar adelante algunos de los cambios que quiere implementar en la segunda mitad de su mandato. Esto representa sin dudas un desafío acerca de su capacidad de manejar una crisis migratoria y que le puede jugar a favor o en contra de los republicanos. Por ahora la posición del Presidente ha sido de extremada dureza, veremos si estamos ante una crisis o apenas una situación más de las que vive cotidianamente Estados Unidos con sus vecinos de la frontera sur.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , Last modified: 28 enero, 2019
Close