Written by 3:56 PM CULTURA, PORTADA

“El sistema” o cómo combatir la pobreza con la música

orquestas infantiles

Hace pocos días vimos la inmensa cantidad de mensajes de condolencias frente a la muerte del maestro José Antonio Abreu, creador del sistema de orquestas infantiles venezolano conocido como “El Sistema”.

Abreu no solamente fue un compositor y ejecutor eximio de instrumentos como el piano o el órgano, no sólo fue un exitoso director que supo fundar la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela y el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles de Venezuela, o un economista graduado “suma cum laude”, sobretodo fue un visionario que entendió antes que nadie el poder inigualable de la música como una herramienta de promoción social.

Hoy, la neurociencia permite conocer en profundidad el impacto decisivo que la música tiene en el cerebro humano. Las hipótesis acerca del origen de la música indican que es probable que haya tenido que ver con la idea de poder movernos todos al mismo tiempo y está demostrado que cuando la gente se mueve al unísono tiende a actuar de forma más altruista y estar más unida. Su capacidad de liberar dopaminas en el cerebro humano sólo es comparable con la comida, el sexo o las drogas. Respecto a su potencialidad como lenguaje al modular el estado de ánimo e incluso la fisiología humana, de manera más eficaz que las palabras promueve una capacidad de empatía y diálogo más emocional que racional, aunque trabaja en ambos hemisferios del cerebro.

Diferentes estudios de neuroimagen han demostrado que al escuchar y también al hacer música se estimulan conexiones neuronales en una muchas regiones cerebrales normalmente involucradas en la emoción, la recompensa, la cognición, la sensación y el movimiento. La ejecución de los instrumentos demandan diferentes tipos de capacidades – motora, de previsión, de memorización, etc – que hacen de esta práctica la actividad cerebral más perfecta de todas, comparable con llevar el cerebro a un gimnasio.

Las hipótesis acerca del origen de la música indican que es probable que haya tenido que ver con la idea de poder movernos todos al mismo tiempo y está demostrado que cuando la gente se mueve al unísono tiende a actuar de forma más altruista y estar más unida. Su capacidad de liberar dopaminas en el cerebro humano sólo es comparable con la comida, el sexo o las drogas

El sistema fue fundado por Abreu en 1975 con el firme propósito de combatir la pobreza a través de la música. El programa ha recibido muchísimos premios y reconocimientos a nivel mundial como el Príncipe de Asturias en 2008. En la actualidad involucra a casi 1.000.000 de niños, unas 1500 orquestas y coros y unos 10.000 docentes repartidos por toda Venezuela. Gracias a él han surgido músicos que brillan a nivel mundial siendo Gustavo Dudamel el más conocido, pero también hay otros como Diego Matheus, Christian Vásquez o Jesús Parra.

En la Argentina el programa comenzó en el año 2003 y fue relanzado este año a pesar de algunas fuertes resistencias del Ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto al comienzo de su gestión. Varios músicos fueron despedidos y sus coordinadores reemplazados. Por fortuna, dos años después y gracias a la movilización de muchos músicos el ministro comprendió la potencialidad del programa y lo relanzaron, aunque sin modificaciones importantes, más como un acto de marketing que como una medida específica. De todas maneras se han reducido las orquestas hasta el número de apenas 64 en todo el país, algo muy módico comparado con las 1500 agrupaciones venezolanas.

En más de 25 países han sido creados programas similares, aunque algunos de ellos con particularidades. Entre estos países se encuentran: Argentina, Australia, Austria, Bolivia, Brasil, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Escocia, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Inglaterra, Jamaica, India, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

El sistema fue fundado por Abreu en 1975 con el firme propósito de combatir la pobreza a través de la música. El programa ha recibido muchísimos premios y reconocimientos a nivel mundial como el Príncipe de Asturias en 2008. En la actualidad involucra a casi 1.000.000 de niños, unas 1500 orquestas y coros y unos 10.000 docentes repartidos por toda Venezuela. Gracias a él han surgido músicos que brillan a nivel mundial siendo Gustavo Dudamel el más conocido, pero también hay otros como Diego Matheus, Christian Vásquez o Jesús Parra.

Según un informe publicado por la UNESCO,  los niños y jóvenes que integran orquestas tienen un 68% más de concentración y un 62% subieron los promedios de sus calificaciones escolares. El 89% de los niños mejoró su promedio en matemática, el 58%  aumenta su seguridad y confianza, entre otras evidentes mejoras.

El legado del Maestro José Antonio Abreu tiene mucho para enseñarle a todo el mundo. La ciencia le ha dado la razón, la historia también.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , Last modified: 29 noviembre, 2018
Close