Written by 12:03 PM OPINIÓN

Relanzar el PAMI hacia el futuro

pami

A la hora de pensar la salud de nuestros adultos mayores y la gestión de su obra social – PAMI – imperan dos paradigmas equivocados. El primero, defendido a rajatabla por el presidente Macri, equipara la idea de buena gestión con reducción del déficit del organismo. El segundo supone que cuanto más se gaste en la salud de los adultos mayores mejores serán sus prestaciones inequívocamente. Los dos son igualmente falsos porque pretenden medir la salud de nuestros adultos mayores y la eficiencia de ese gasto en términos estrictamente económicos. Los que hemos trabajado en gestión de servicios de salud sabemos que los indicadores económicos pueden ser un indicador pero sirven per se para reflejar bien la realidad. Más muertes que hubieran sido evitables implican naturalmente menos gastos a futuro pero evidentemente no mejor salud. Por otro lado más internaciones evitables representarán mayor gasto, pero tampoco mejor salud.

El mundo atraviesa un momento cambiante y vertiginoso. La esperanza de vida ha crecido sustantivamente en los últimos años – sobretodo en los países en desarrollo – y se espera que lo siga haciendo. Especialistas en salud a nivel mundial opinan que estamos próximos a una serie de descubrimientos que lleven la esperanza de vida por arriba de los cien años. Para tomar dimensión, el descubrimiento de los antibióticos elevó la esperanza de vida humana unos 20 años y a su vez bajó significativamente los costos de la salud. Es probable que en poco tiempo experimentemos una salto de estas características. Tecnologías como la edición genética, la próxima cura del cáncer, el tratamiento de cardiopatías severas con pequeños robots y decenas de nuevos tratamientos en experimentación pueden llevarnos a ese horizonte rápidamente.

Más muertes que hubieran sido evitables implican naturalmente menos gastos a futuro pero evidentemente no mejor salud. Por otro lado más internaciones evitables representarán mayor gasto, pero tampoco mejor salud.

¿Qué deberíamos pensar respecto del PAMI? La incorporación y el uso de nuevas tecnologías a fin de mejorar y aumentar nuestras prestaciones y bajar los costos sin resentir las prestaciones médicas. Un ejemplo cercano y concreto. En estos días hemos visto como un equipo multidisciplinario de investigadores de la Universidad de Concepción en el sur de Chile crearon una aplicación para ayudar a combatir una problemática dramática a nivel mundial: la baja fidelidad de los pacientes a los tratamientos médicos que se traduce en un importante abandono de la toma de los remedios recetados. A través de una sencilla aplicación el equipo experimentó con unos 300 adultos mayores del sur de Chile en la región del Bío Bío, específicamente en la localidad de Hualpén. En 3 meses consiguieron aumentar un 33 por ciento la adherencia de los adultos mayores a los tratamientos contra la hipertensión arterial. Esta forma sencilla es solo una de los cientos de miles de ejemplos a nivel mundial de la incorporación de tecnologías en adultos mayores que están mejorando sustantivamente su calidad de vida con bajísimos costos. 

Para tomar dimensión, el descubrimiento de los antibióticos elevó la esperanza de vida humana unos 20 años y a su vez bajó significativamente los costos de la salud.

El PAMI tiene que reconvertirse, apuntar hacia el futuro para cuidar a nuestros adultos mayores como se merecen. Tiene que incorporar la tecnología blockchain para mejorar la trazabilidad de los medicamentos y mejorar su sistema de recetas médicas. Tiene que modernizar y despapelizar sus sistemas de gestión en las UGLs y las bocas de atención y evitar de una vez las largas colas que tienen que hacer los abuelos para pedir autorización de una medicación. Todas estas cosas son inversión en tecnología para dar mejora salud y bajar los costos. Porque está claro que los números de PAMI tienen que cerrar, pero con los adultos mayores adentro.

(Visited 9 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , Last modified: 4 septiembre, 2019
Close