Written by 9:28 PM HOY, PORTADA

Salta usa inteligencia artificial para hacer políticas públicas

salta

Esta semana causó mucho revuelo el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey cuando contó que en el Ministerio de Primera Infancia que creó bajo su gestión, utilizan inteligencia artificial para detectar anticipadamente casos de embarazo adolescente. En la semana en dónde la discusión del aborto copó la agenda, estas declaraciones se quisieron vincular con esa otra discusión y tal vez por eso se viralizaron. La polémica parte de un equívoco, cuando Urtubey habló de este tema no estaba hablando del aborto, sino de la educación sexual.

¿En qué consiste lo que hace el Ministerio de Primera Infancia de Salta? En el diseño de toda política pública se hace un diagnóstico para poder obtener grupos de riesgo y optimizar el impacto que pueda tener. Si hay que diseñar una política pública contra el Dengue, es evidente que se pondrá más hincapié en las provincias húmedas – fundamentalmente al norte – que en las provincias frías como Tierra del Fuego. Cuando se piensa en diseñar una política pública de seguridad, se utiliza el llamado “Mapa del delito” que consiste en señalar zonas en dónde el delito es más intenso para efectuar políticas multidimensionales (alumbrar mejor, desmalezar, patrullar más las zona, etc.) a efectos de disminuir la inseguridad en determinadas zonas. En política económica se utilizan los datos del Indec para diseñar mejor el desarrollo económico del país, lo mismo sucede con los indicadores de salud, sociales, encuestas educativas, etc.

A la hora de diseñar políticas públicas para el Ministerio de Primera Infancia el gobierno de Salta firmó un convenio con la empresa Microsoft de asesoramiento a fin utilizar MySQL 2016, un lenguaje de consulta de bases de datos capaz de cruzar diferentes informaciones (identificación, educación, salud, trabajo, habilidades, vivienda, servicios básicos, datos da cada niño y mujer embarazada, etc.) y detectar – utilizando esa multiplicidad de datos que sólo podría procesar la inteligencia artificial – patrones predictivos de comportamiento posible focalizando, por ahora en dos objetivos específicos: prevenir el embarazo adolescente y la deserción escolar.

En el diseño de toda política pública se hace un diagnóstico para poder obtener grupos de riesgo y optimizar el impacto que pueda tener. Si hay que diseñar una política pública contra el Dengue, es evidente que se pondrá más hincapié en las provincias húmedas – fundamentalmente al norte – que en las provincias frías como Tierra del Fuego.

Lo que este sistema permite es utilizar el Machine Learning algo que, simplificando un poco, se podría definir como una técnica capaz de trabajar con uno o varios algoritmos, que van aprendiendo constantemente a partir de la experiencia y que con una capacidad de procesamiento superior a la mente humana organizan y encuentran correlaciones en el total de datos que permiten predecir comportamientos futuros con cierto grado de probabilidad, detectar posibles amenazas y desactivarlas y promover relaciones causales beneficiosas.

Este tipo de herramientas ya se utilizan hace tiempo en el ámbito empresarial por ejemplo, para predecir qué ascensores se averiarán primero y prevenir accidentes. O Incluso por la sociedad civil. Hace unas semanas Microsoft lanzó en España, junto a organizaciones que vinculan personas con Trastorno del Espectro Autista, un proyecto piloto – a extenderse en el futuro por el resto de Europa – que consiste en encontrarle empleo a las personas con TEA en el área de programación de empresas tecnológicas – en dónde han demostrado un especial talento – y combatir el alto desempleo – casi el 80 por ciento – en personas con este trastorno.

Hay dos dudas que se plantean respecto a la utilización del Big Data para elaborar políticas públicas: el problema de la estigmatización y el peligro de la protección de los datos personales. Respecto a lo primero es preciso aclarar que ningún algoritmo indica (al menos por ahora) un comportamiento al 100 por ciento, sino apenas estimaciones – en el caso del embarazo con 87 % de probabilidades, en el del abandono escolar 88 por ciento – y por otro lado lo que se busca es que las personas puedan elegir tomar cualquiera de las dos decisiones: tanto el embarazo adolescente como la deserción con plena libertad y no condicionados por no tener la educación sexual suficiente u otras políticas de abordaje territorial específicas que han demostrado su éxito para trabajar estas problemáticas.

Este tipo de herramientas ya se usan hace tiempo en el ámbito empresarial por ejemplo, para predecir qué ascensores se averiarán primero y prevenir accidentes.

Respecto a lo segundo los datos son siempre manejados por el Gobierno de Salta y no por Microsoft que pone apenas la capacidad de procesamiento. Por otro lado, la última versión de este software ha sido premiado por sexto año consecutivo como el más seguro del mundo (tanto en datos dinámicos como estáticos) lo que lo vuelve prácticamente inexpungable. La duda que a veces surge de determinados organismos es si es posible integrar datos que fueron dados con otra finalidad para otro uso. Esta discusión es válida aunque por la teoría de “Unicidad del Estado” se define que el estado en su conjunto es uno sólo, tiene una unidad de sentido y por lo tanto goza de esa potestad, aunque ciertamente hay algunos datos – ninguno de estos se ha usado en Salta – que podrían gozar de la protección del habeas data (como datos fiscales, etc.). En todo caso la discusión recién empieza.

En Estados Unidos, al menos desde 1998, se utiliza software para hacer prevención del delito. Por caso, Chicago, la tercera ciudad del país y la más violenta afirma haber bajado su índice de homicidios gracias a la utilización de esta tecnología. A diferencia del caso salteño, en dónde se utiliza para proteger la primera infancia, el uso del algoritmo para predecir delitos según algunas organizaciones norteamericanas puede resultar estigmatizante. “No decimos que con toda seguridad aquí se producirá un delito. Asignamos una probabilidad de que se produzca un delito en una determinada localización”, ha dicho Jeff Brantingham cofundador de Predpol, una startup californiana que se dedica a elaborar estos algoritmos a partir del Big Data.

En muchos otros países del mundo se están utilizando estas herramientas para el desarrollo de políticas públicas. En Chile, por ejemplo lo usaron para ver dónde instalar escuelas. Como sea, los datos existen. Hacerlos interactuar para mejorar los diagnósticos es algo valioso. Es importante encarar en Argentina la discusión que a partir del caso de Cambridge Analytica se ha desatado en todo el mundo: nuestros datos y qué tipo de derechos tenemos nosotros y el estado sobre ellos.

 

(Visited 7 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , , , Last modified: 13 julio, 2019
Close