Written by 10:25 PM CULTURA

“Searching 4 Tabernero” la última película de Eduardo Montes-Bradley

Tabernero

¿Qué significa ser un maestro? ¿Qué significa poder enseñar? ¿Por qué algunas personas están capacitadas para transmitir y otras no? ¿Por qué algunos dejan su marca, señalan el trazado de un camino, logran despertar en otros la pasión? La capacidad de enseñar es un misterio, como misteriosa es la capacidad de nacer con un talento.

Con un talento particular para la fotografía nació en 1910 Paul Weinschenck. Quien luego fuera conocido en Argentina como el director de fotografia Pablo Tabernero (después de castellanizar su nombre) puede no resultar un desconocido para aquellos que tengan relación con el mundo del cine, y sin embargo ser un descubrimiento para otros más alejados de este arte.

Eduardo Montes-Bradley, cineasta argentino radicado en Estados Unidos, contribuye en su última película a sacar a Pablo Tabernero del reino de las sombras, de una vez y esperamos que para siempre. “Searching 4 Tabernero” es un recorrido muy breve por la vida del fotógrafo alemán, quien vivió entre exilios, por culpa de la gripe española primero -y en curiosa coincidencia con los tiempos que corren-, luego por culpa del nazismo, más tarde de Franco, más tarde de Onganía.

Pero su verdadera tarea, aquella por la cual lo conocemos, no empezó hasta su tercer exilio, aquel que lo rebautizó convirtiéndolo en Pablo Tabernero. Prisioneros de la tierra, de Mario Soffici, La Quintrala, de Hugo del Carril, Vidalita, de Luis Saslavsky, son solo tres de las más de cuarenta películas en las que Tabernero trabajó prestando en cada caso un ojo privilegiado.

Eduardo Montes-Bradley, cineasta argentino radicado en Estados Unidos, contribuye en su última película a sacar a Pablo Tabernero del reino de las sombras, de una vez y esperamos que para siempre.

¿Qué sabemos de Pablo Tabernero? En verdad, su vida es bastante misteriosa, y el documental de Bradley no hace mucho para poner luz en la oscuridad. Bradley decide pasearse y revisitar los lugares que pisó Tabernero, sí, pero los misterios se revelan a medias; las motivaciones apenas se vislumbran, del mismo modo que las suyas propias quedan vedadas para el espectador cuando, leyendo una carta que le dirige José Martínez Suárez, dice que debió volver a Argentina hace mucho años, pero que “no le dio el cuero”. ¿Qué quiere decir exactamente? ¿Volver para filmar Searching 4 Tabernero es una excusa, o un mal trago que tuvo que pasar para contar una historia que, como suele suceder, hace resonancia con la suya propia?

Elías Canetti decía que el gran truco del escritor suizo Robert Walser era mostrarse siempre encantado con todo, siempre optimista, siempre alegre, pero no decir nada sobre sus motivaciones. Su entusiasmo es frío, porque prescinde de una parte de su persona. Así, todo se convierte en realidad externa, pero el miedo le queda vedado.

Los miedos de Montes-Bradley están condensados en ese “no me dio el cuero”, quizás, y los de Tabernero aparecen de muy lejos, como cuando Bradley sugiere que tuvo tantos hijos para poder tener una familia enorme y no estar solo. Quizá por eso, también, y casi con total naturalidad, se convirtió en un maestro, dejando un legado incomparable, reproducido en decenas de alumnos a los que conoció (Félix Monti, Desanzo), y otros tantos que siguen aprendiendo, irremediablemente, tras cada visionado de alguna de las muchas películas en las que tuvo intervención.

 

(Visited 132 times, 2 visits today)
  • PUNTAJE
5
Etiquetas: , , Last modified: 21 julio, 2020
Close