Written by 8:30 AM HOY, PORTADA

Trump ya eligió nuevo enemigo: Google

google

A dos meses de las elecciones legislativas ha surgido un nuevo enemigo en la cabeza de Donald Trump, nada más y nada menos que Google. La acusación ha sido la semana pasada a través de un hilo de Twitter.

 

El 96 % de las noticias que salen cuando se busca “Noticias Trump” es de medios considerados de “izquierda” o “progresistas”. Esto según Trump indica cierta preferencia o sesgo del algoritmo de Google para privilegiar una mirada de la realidad desde esa perspectiva.

La respuesta de Google ha sido concluyente respecto a que sus resultados no tienen ningún sesgo ideológico, que todo el tiempo están incorporando elementos para enriquecer su algoritmo y que de ninguna manera el criterio político es uno de los elementos utilizados para jerarquizar contenidos. Según la encuestadora Pew Research Center para 4 de cada 10 norteamericanos las empresas tecnológicas favorecen opiniones de tinte progresista.

El 96 % de las noticias que salen cuando se busca “Noticias Trump” es de medios considerados de “izquierda” o “progresistas”. Esto según Trump indica cierta preferencia o sesgo del algoritmo de Google para privilegiar una mirada de la realidad desde esa perspectiva.

La funcionalidad de los algoritmos es algo que permanentemente se pone en discusión.Ya sabemos que un algoritmo es un conjunto de instrucciones o reglas bien definidas que dan lugar a una solución concreta. Al estar desarrollados por personas – sostienen los críticos – los algoritmos no escapan de esos sesgos que esas personas tienen. Una discusión similar a la que experimentó el periodismo profesional en sus inicios respecto de las objetividad. El problema de los algoritmos es que esa pretendida objetividad no debería tomarse de una perspectiva radical, algunos ejemplos de uso de algoritmos en el sistema judicial para atribuir penas causan al menos una buena cantidad de reparos. Una discusión creciente en el mundo es el referido a los “algoritmos de cajas negras”, se llama cajas negras a el desconocimiento que los seres humanos tenemos respecto a cómo funcionan algoritmos importantes de nuestra vida y que fueron desarrollados por personas humanas que buscaban determinados objetivos con ellos y que no necesariamente conocemos.

Ya sabemos que un algoritmo es un conjunto de instrucciones o reglas bien definidas que dan lugar a una solución concreta. Al estar desarrollados por personas – sostienen los críticos – los algoritmos no escapan de esos sesgos que esas personas tienen.

En el caso de Google lo que se discute es el famoso Page Rank, es decir aquella fórmula por la que frente a determinada palabra las respuestas serán ordenadas de acuerdo a una jerarquía cuyo criterio define ese algoritmo que no conocemos. Por otro lado, Google encuentra gran parte de sus ingresos en la publicidad que determinadas empresas o personas hacen para encabezar sus búsquedas. Sólo Google sabe cómo funciona Google y esta es una de las discusiones que no sólo Trump están poniendo sobre la mesa sino también organizaciones que luchan por los derechos civiles o la libertad de expresión. Desde la empresa se jactan de que los usuarios encuentran lo que buscan rápidamente y que es sólo en virtud de esto que son exitosos, caso contrario, se irían a otro buscador que les diera el contenido que están buscando.

Evidentemente las empresas tecnológicas están enfrentando un año de muchos cuestionamientos de su forma de funcionar y es natural que la política les reproche influir de tal o cual manera en las elecciones. No sólo Facebook está en el banquillo por las noticias falsas, también lo está Twitter por los trolls y los usuarios falsos y ahora Google, deberá explicar con mayor claridad uno de los más grandes enigmas de la sociedad contemporánea: cómo funciona su algoritmo.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , Last modified: 29 noviembre, 2018
Close