Written by 9:34 AM HOY, PORTADA

Turismofobia: Crece el rechazo al turismo en Europa

turismofobia

En Barcelona el turismo representa el 15 % del PBI y ha crecido un 20 % en los últimos años la cantidad de alojamientos turísticos. El encarecimiento de los alquileres es un problema muy grave. En el 2016 fue la 12 ciudad más visitada del mundo y la tercera de Europa. Su millón y medio de habitantes ha recibido el año pasado unos 8 millones más. Los habitantes exigen a la dirigencia política que ponga límites a esta avalancha humana, los especialistas ya explican el fenómeno con un término: turismofobia. Lo mismo está sucediendo en otras ciudades españolas como Palma de Mallorca en dónde las regulaciones para plataformas como AirBnB se han vuelto muy estrictas.

Venecia por caso es una de las ciudades que más están sufriendo el exceso turístico. Entre algunas de las medidas que ha tomado están la de prohibir los cruceros, poner molinetes que limiten la cantidad de público que puede transitar determinadas zonas. A mediados de siglo vivían allí unas 175.000 personas, actualmente la población estable es de 50.000 y las previsiones indican que para 2030 no quedará ni un sólo veneciano viviendo en el caso histórico. La razón es que visitan Venecia unos 30 millones de turistas al año. En Roma están discutiendo medidas para limitar el tiempo que los turistas pueden pasar y detenerse en la Fontana di Trevi u organizar la circulación de los mismos en los monumentos históricos. Alemania espera alcanzar este año el noveno año consecutivo de récord de visitantes, estadística encabezada por Berlín que se ha transformado en uno de los centros neurálgicos del diseño, las industrias culturales y el turismo de entretenimiento.

Las principales razones de esta nueva dinámica del turismo mundial se deben fundamentalmente a dos vectores que lo han popularizado significativamente: el auge de las compañías de vuelos low cost y las aplicaciones de alojamientos tipo AirBnB que han duplicado o triplicado las plazas disponibles y han bajado dramáticamente lo precios. En definitiva, hoy viajar es más barato y accesible que nunca y los viajeros se han multiplicado, las ciudades en cambio son las mismas desde hace mucho tiempo.

Veamos el tema de los vuelos low cost: Si bien este tipo de vuelos comenzó en Estados Unidos – hay quiénes afirman que la primera aerolínea fue la Pacific Southest Airlines que empezó a operar en la década del 40 – no fue hasta los años 90´s cuando en Europa se desreguló el mercado aéreo que comenzó la operación de este tipo de servicios. Hasta antes de eso la navegación aerocomercial estaba muy asentada en “aerolíneas de bandera”, que en algunos casos habían nacido muy vinculadas a las fuerzas militares de los países y que representaban un elemento de lujo para la población general. En ese sentido se comprenden también todos los servicios “asociados” que las aerolíneas tradicionales brindaban -alimentos, bebidas alcohólicas, bodegas para equipajes, etc. – y que las low cost ponen en cuestionamiento y que eliminan para obtener mayores rendimientos. La idea es sencilla: tu viaje en avión vale tanto, si querés llevar dos valijas, elegir tu asiento y tomar un whisky lo tenés que pagar aparte, de esta forma el costo del ticket se equipara a la aerolínea tradicional, sino es más barato. En definitiva la cifra de pasajeros que viajan en avión se ha multiplicado por 7 en las últimas cuatro décadas llevando la población que vuela de 400 millones a 3000 millones de personas según el Banco Mundial.

Las principales razones de esta nueva dinámica del turismo mundial se deben fundamentalmente a dos vectores que lo han popularizado significativamente: el auge de las compañías de vuelos low cost y las aplicaciones de alojamientos tipo AirBnB que han duplicado o triplicado las plazas disponibles y han bajado dramáticamente lo precios.

Por otro lado el impacto que AirBnB está generando en las ciudades es sumamente significativo. Hace unos días analizábamos la enorme cantidad de regulaciones que la aplicación está sufriendo en todo el mundo en general, pero también en Europa en particular. Por caso el año pasado representó el 12 % de todas las reservas en Amsterdam, el 18 % de las reservas en Barcelona y el 22 % en Tokio. Una de las consecuencias de esto es el aumento de los alquileres en las zonas céntricas y turísticas de estas ciudades que están expulsando a los habitantes a zonas periféricas por la imposibilidad de afrontar un alquiler. Esto ha llevado a algunas personas a comprar departamentos y viviendas con el sólo objetivo de ponerlas en alquiler en AirBnB. Los ayuntamientos y municipios a lo largo y a lo ancho de Europa están poniendo duras regulaciones que limitan la cantidad de días que se pueden alquilar las viviendas y tasas específicas para impedir esta actividad supuestamente “especulativa”.

En definitiva la cifra de pasajeros que viajan en avión se ha multiplicado por 7 en las últimas cuatro décadas llevando la población que vuela de 400 millones a 3000 millones de personas según el Banco Mundial.

El mundo atraviesa cambios significativos. Las nuevas tecnologías, la deslocalización de las actividades nos hacen estar cada vez más conectados y cada vez más libres. Podemos trabajar desde cualquier lugar del mundo, podemos viajar de forma accesible hasta cualquier lugar y cada vez más se borran las fronteras. La pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿Estaremos volviendo al origen de nuestra especie? El hombre en sus comienzos y por sus necesidades biológicas – de búsqueda de alimento – era nómade, ¿Serán ahora las necesidades espirituales las que nos llevan a viajar en búsqueda de otra cosa?

 

(Visited 30 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , Last modified: 29 noviembre, 2018
Close